Usted está en : Portada : Opinión Martes 26 de junio de 2007

Observo y Comento: Ambrosio Tornini

Por Julio Ferghman Campos

Don Ambrosio Tornini nació el 19 de enero de 1858, en Bene Lario, Italia, llegando muy joven a Chile. Radicado en Copiapó, se dedicó a trabajos mineros, para luego hacerlo en empresas mercantiles. En 1906 Tornini fue nombrado Presidente de la Escuela "Bruno Zavala", siendo reelegido por varios periodos, debido a su gran talento y capacidad. Ante su gran distinción y vínculos sociales y comerciales, el Gobierno de Italia lo designó agente consular en Copiapó el 28 de mayo de 1910. Luego en 1911 fue nombrado administrador del Cementerio de Copiapó, contribuyendo con su notable esfuerzo y en forma notable al mejoramiento, aseo y ornato de dicho camposanto. Este cargo lo desempeñó por largos años. También la Sociedad Beneficencia Italiana lo nombró por varios periodos, para presidir sus notables actividades sociales.

Por otro lado, el Cuerpo de Bomberos de Copiapó, conocedor de sus grandes dotes de trabajo, le contó entre sus filas como un voluntario muy laborioso y responsable. Como señalé anteriormente, don Ambrosio Tornini destacó en las actividades mineras. De esta manera, se dedicó a la explotación del sulfato de alúmina y de yacimientos de fierro en los minerales de El Jardín, cerca del pueblo de Pabellón, de Quebrada seca y de El Morado, en la comuna de Caldera. Se le recuerda especialmente en Copiapó por su noble y desinteresada actitud de llevar a una exposición universal realizada en Milán, Italia, un excelente muestrario típico y completo de pastas minerales del subsuelo copiapino, lo cual ratificó el prestigio y el renombre del cual gozaba en todas partes don Ambrosio Tornini. Como una manera de agradecer los valiosos servicios prestados por Tornini, el 20 de junio de 1915 el Gobierno de Italia lo nombró "Caballero de la Orden de la Corona de Italia", lo cual constituyó una merecida distinción para tan ilustre ciudadano. Pero agotado su noble corazón por una vida entera dedicada a servir en múltiples actividades, don Antonio Tornini murió en Santiago el 21 de noviembre de 1922 , siendo sus restos traídos a Copiapó, los que descansan en completa paz en el cementerio loca.

Su vida tan laboriosa es un ejemplo para las posteriores generaciones de hijos de Italia, que lo han imitado contribuyendo con su esfuerzo al mejoramiento de Copiapó.

 
 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto