Usted está en : Portada: Editorial
Lunes 20 de abril de 2009
Parque El Pretil ¿Un panorama de entretención?

El Parque El Pretil es uno de los pocos lugares de entretención con que cuenta Copiapó, un lugar de esparcimiento tradicional para muchas familias que visitan cada domingo y fin de semana el lugar.

A pesar de su importancia hay imágenes deplorables de su estado, y que demuestran que el parque característico de Copiapó no goza precisamente de una buena mantención y cuidado.

Alcohol

Y es que el parque se ha transformado en la convivencia perfecta entre los juegos infantiles y personas que sólo buscan "pasarla bien" con un poco de alcohol. Basta con entrar al lugar para darse cuenta que la cerveza es la bebida predilecta de muchos adultos y jóvenes y al parecer estas imágenes han pasado a ser una parte importante del paisaje, mientras a sólo metros de ellos hay niños jugando a la pelota o simplemente disfrutando con sus padres. "Acá, siempre hay mucha gente bebiendo y eso a cualquier hora, aunque generalmente se van a tomar a los lugares más aislados", comenta la copiapina Cecilia Fajardo.

Peligro

Nadie puede negar que son los niños son quienes más disfrutan del parque y a pesar que hay nuevos juegos de entretención, también se encuentran los antiguos y de madera que no están precisamente en buen estado. A simple vista se puede evidenciar la ausencia de mantención: hay clavos afuera de la madera, astillas y plataformas desclavadas. Un peligro para pequeños que lo único que desean es jugar.

La laguna, que podría transformarse en uno de los atractivos del parque, sencillamente no tiene agua y es que al parecer la sequía llegó para quedarse en uno de los lugares que podría ser una belleza. Lamentablemente alberga polvo, basuras y hojas secas, un panorama nada de turístico considerando su arquitectura y dimensiones.

El minizoológico se han transformado en el "caballito de batalla" para el parque, porque son muchos los visitantes que desean ver a la leona o a otro animal preferido, pero a pesar de ello en el se observan que hay aspectos que dejan mucho que desear, al caminar se observa una pileta y restos de madera que no contribuyen precisamente al hermoseamiento del lugar. Además la laguna de los peces no tiene precisamente agua clara. "La laguna de los peces está sucia el agua, ni siquiera se ven los peces. Lo que falta es mantenimiento", señala Néstor Muñoz, otro visitante.

Además, existe una falta de basureros que provoca que hayan papeles botados, restos de comida, botellas de bebidas y cervezas a la vista de todos.

Las murallas de los baños se han transformado en una forma de expresión para muchos jóvenes y adultos, que olvidaron que existe el lápiz y papel o simplemente otras formas de demostrar su amor a alguien o su disconformidad a la sociedad.

Pero lo más deplorable son los baños, se encuentran en completo desuso y mal estado, pero a pesar de eso aún hay personas que lo utilizan dejando mal olor y desperdicios.

Los asados familiares son típicos en el parque, pero las asaderas están demasiado usadas y ya es hora de un cambio o sino el olor a la carne característico del lugar.

Lo más rescatable es la última etapa, cuyas obras terminaron a fines de 2008, que cuentan con juegos infantiles de excepción, agradables zonas para caminar y áreas verdes que, sin embargo, tampoco están bien mantenidas, con el pasto seco en algunas partes y en otras excesivamente largo.

Sin duda que el Parque el Pretil es una de las áreas verdes más importantes de Copiapó, un verdadero "pulmón verde", pero es esencial que tenga un mantenimiento en sus diferentes áreas, para que estas imágenes no vuelvan a repetirse y que pronto sean parte del pasado.