Usted está en : Portada: Deportes
Lunes 6 de abril de 2009
La revancha más feliz de Francisco Michea
El volante, autor de los dos goles del sábado sobre Coquimbo, tuvo su propio duelo con el técnico Víctor Milanesse. "Me saqué toda la bronca", dijo ayer, tras recordar su salida de la tienda aurinegra en 2008.

Tan alegre estaba ayer Francisco Michea, que aseguró que el primer gol del sábado a Carlos Tejas fue el más bonito de toda su carrera, y que el partido ante Coquimbo fue el mejor de todos.Y es que para el mediocampista, autor de los dos tantos con que Deportes Copiapó derrotó a los "piratas", el pleito en el mundialista "Francisco Sánchez Rumoroso" tuvo un especial interés: Se sacó la bronca acumulada tras su abrupta salida desde el puerto el año pasado, tras ser insultado por el cuestionado técnico argentino de los aurinegros, Víctor Milanesse Comisso, en un partido jugado ante San Felipe.

"Estoy feliz. Se dieron varias situaciones, las más importante fue ganar y descomprimir la presión que teníamos, para trabajar más tranquilos durante la semana, esa es la principal motivación. Pero también estaba lo otro, era un tema personal y fue una revancha muy bonita que me ha dado el fútbol", dijo el volante ofensivo natal de Combarbalá.

Aún agradecido de la posibilidad de haber jugado un encuentro tan especial para él, Michea señaló que "la vida tiene muchas vueltas, y esta vez, me tocó celebrar y quedar a la mano con este técnico. Me hizo mucho daño al insultarme en un partido. Recuerdo que justo en ese momento el público hizo silencio y toda mi familia escuchó los garabatos que me lanzó por no llegar a una cobertura. Eso le afectó mucho a mis hijos, a mi esposa y mi madre que me estaban mirando. En mi carrera he sido fracturado en dos ocasiones, pero ni siquiera me dolió tanto como que Comisso me insultara de esa forma. Por eso fue una revancha, me saqué toda la bronca, desde el sábado cerré esa etapa y comencé de nuevo".

De los goles, Michea se queda con el primero. "Fue un golazo, lejos el gol más lindo de mi trayectoria. Salimos por la derecha, piqué en diagonal a la izquierda, me apoyé con Ossandón, me la devolvió y terminé rematando con borde externo y con pierna izquierda al ángulo, allá de clavó. ¿El otro? Fue un tiro libre, igual por arriba de la barrera y el arquero no pudo llegar".

El "Pancho" no convertía dos goles en un mismo partido desde el 17 de abril de 2004, cuando abrió y cerró el 4-2 de Naval sobre Lota en el estadio "El Morro" de Talcahuano.