Usted está en : Portada : Deportes Viernes 15 de diciembre de 2006

Montañismo: Lucero dice que el Ojos del Salado es más cerro

El director de la Escuela Nacional de Montaña, señaló que el monte copiapino ofrece mayores dificultades que el Aconcagua, pero que no se puede asegurar que es el más alto de Sudamérica.

La última vez que Claudio Lucero subió el Ojos del Salado fue hace ocho años. "Y verifiqué 6 mil 890 metros", recuerda el actual director de la Escuela Nacional de Montaña, quien ayer durante su primer día de visita a Copiapó (ver nota anexa), entregó su particular punto de vista respecto a la altitud del monte ubicado a 180 kilómetros de la capital regional, con la del Aconcagua. Al menos para Lucero, el dilema sigue.

"Todavía se discute eso, he subido muchas veces las dos montañas y puedo decir que el Ojos del Salado es mucho más cerro, más montaña que el Aconcagua, ofrece más dificultades al montañista que se prepara para subir. Por ejemplo, todos hablan de que el Everest es el más alto del mundo, pero la más difícil es el K2 (ubicado en Pakistán). Desde el punto de vista deportivo, la altitud es un punto de referencia, eso no es lo más importante, si no que también las dificultades y el entorno de las montañas. No hay certeza respecto a cuál es más alto, eso es relativo, no existe la medición exacta ni el cero por ciento de error, por lo que siempre puede haber una diferencia", señaló Lucero, quien a sus 73 años, puede decir que ha encabezado innumerables expediciones a las más altas cumbres del mundo, entre las que figuran el Everest, Gashembrum II, Mckinley y el K2.

 

LA PRESION ES CLAVE

Para el montañista iquiqueño, la discusión respecto a la altura de ambos montes, que se reabrió 50 años después de la ascensión del militar chileno René Gajardo "es producto de que se han ido creando nuevas técnicas para medir. En mi larga trayectoria he visto que suben y bajan las altitudes de las montañas. Conversé con Gajardo, y me dijo que en aquellos años (1956), se medía con un altímetro que funcionaba por presión. Eso hace variar las altitudes en cualquier parte. No se trata de subir con un GPS y medir, ya que es necesario, dicen, contar con unos tres satélites para tener algo exacto, por eso la discusión".

Lucero, que tiene un refugio en el Ojos del Salado con su nombre (el ex Murray), puntualizó que la Tercera Región tiene un potencial aún no explotado en relación a las montañas. "Esta zona tiene casi 365 días de sol, el desierto tiene una hermosura especial, cuenta con la mayor cantidad de seis miles de Chile, pero tiene que estar habilitada para recibir a los turistas, especialmente extranjeros que llegan atraídos por lo que ofrece la naturaleza".

El entrenador permanecerá hasta el 22 en Copiapó.

 
 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto